Logotipo del blog

No Tires La Toalla

Dime dónde te sientas y te diré qué calificación sacarás.

cginori 13 marzo, 2017 Tu vida en la Secu

Dime dónde te sientas y te diré qué calificación sacarás.

Hasta adelante es para los matados.

Hasta atrás es para los populares.

Las esquinas son para los dormilones.

Elegir tu lugar cuando tienes nuevo salón puede convertirse en un dolor de cabeza si te dejas llevar por frases como éstas.

 

Nuestra misión es facilitarte todo tipo de decisiones, incluyendo el pupitre donde pasarás todo un año escolar. Así que déjame hacerte una pregunta: ¿Sabías que puedes elegir un lugar que vaya de acuerdo a tu personalidad, tus habilidades y que además ayude a tu cerebro a concentrase?

Si eres del 98% de la población que responde que no a esta pregunta, entonces, esto es para ti.

 

Primero debemos analizar tu personalidad. Esto es sumamente importante porque el salón se rodea de variables que pueden hacer que disfrutes al máximo el año o que sea una completa tortura.

¿Cuál de las siguientes definiciones te describe mejor?

 

  • Platicador: como diría mi mamá, no te para la boca. Y no lo haces por molestar, simplemente es importante externar de manera urgente con tus compañeros cercanos las cosas que pasan por tu mente.
  • Bromista: no nos confundamos con buller. Esta personita es alguien que se lleva algo pesado con sus amigos pero lo hace con amor. Su creatividad se demuestra en la elaboración de sus bromas.
  • Atento: disfruta de poner atención en clase. Interactúa con el maestro, toma notas de todo lo que se dice en la lección y sobre todo, no le caen bien los compañeros que hacen que se distraiga.
  • Distraído: el peor enemigo del atento. Es alguien que con una sola palabra, echa a volar su imaginación. Está alerta de lo que pasa a su alrededor para crear historias en su mente.
  • Impaciente: son primos de los atentos. Ponen atención, resuelven ejercicios pero son muy rápidos. Se desesperan cuando tienen que esperar al resto de la clase o cuando el maestro tarda en dar alguna instrucción.
  • Proactivo: la delgada línea que los divide de los impacientes es que, en lugar de desesperarse, se ocupan. Si deben esperar a los demás compañeros, comienzan a hacer la tarea de otras materias.
  • Dormilón: hay pequeños entes que albergan una cantidad impresionante de sueño en su ser. Sus debilidades son fórmulas como estas: torta de jamón + matemáticas + 1 de la tarde= mal del puerco.

 

 

Entre una y otra descripción no hay mejores o peores, simplemente hay métodos que puedes utilizar a tu favor para no aburrirte y concentrarte en todas las clases.

¿Dónde sentarte?

 

  • Platicador: siéntate cercano a una pared y una esquina. De preferencia, cerca de las filas de enfrente. El tener pared y esquina, limita los flujos de comunicación, haciendo que guardes tus pensamientos para los descansos.
  • Bromista: elije tu lugar cerca de tus amigos pero con pared a un lado. Esto permitirá que haya una barrera dentro de tus planes. Siéntate cerca de un proactivo. Mantendrá tu mente ocupada.
  • Atento: a diferencia de las creencias populares, te recomendamos sentarte en medio del salón. Lo más importante con esta decisión es que exhortas a tus compañeros a poner atención y tienes una vista panorámica más amplia. Siéntate al lado de un impaciente para poder comparar respuestas.
  • Distraído: mantente alejado de ventanas y puertas. De por sí será algo difícil concentrarte, esto nivelará tu capacidad de retención. Siéntate cercano al bromista, te ayudará a que tengas los pies en la tierra porque en cualquier momento puede hacer de las suyas.
  • Impaciente: Busca lugares cercanos a ventanas o puertas. A comparación del distraído, para ti será un buen punto de fuga mientras esperas a tus compañeros. Siéntate al lado de un proactivo. Te mantendrá ocupado.
  • Proactivo: Siéntate lo más alejado que puedas del maestro. Entre más marques distancia, obligarás a que deje su escritorio para escuchar tus valiosas aportaciones. Siéntate al lado de un dormilón; le ayudarás a que esté despierto.
  • Dormilón: entre más cerca te encuentres de puertas o ventanas mejor. La ventilación y el ruido ayudarán a que te despabiles. Siéntate al lado de un proactivo. Hará que el sueño se quede en casa.

Ahora ya lo sabes, el elegir tu pupitre no será cosa sencilla pero te ayudará a conocer nuevos personajes, concentrarte y estar relajado mientras aprendes.

ACERCA DEL AUTOR

cginori